Impúdicos NSK

portada catálogo

El Reina Sofía realiza una provocativa exposición del grupo NSK, Neue Slovenische Kunst (Nuevo arte esloveno en alemán)titulada Del Kapital al Capital. Un hito en la década final de Yugoslavia. Las piezas expuestas van del año 1980 al 92 cuando se producen: la muerte de Tito, la desmembración de Yugoslavia, el nacimiento del estado Esloveno y, además, como en otros países de la Europa del Este, la transición de una dictadura a una democracia y del marxismo (el Kapital del título de la exposición y del libro de Marx) al capitalismo.

12-NSK

NSK es un grupo interdisciplinar que aglutina a otros grupos especializados en las ramas de la pintura, IRWIN; el teatro, THEN (Teatro de las Hermanas de Escipión Nasica) y la música, Laibach. Más adelante aparece la formación Nuevo Colectivismo que constituye la rama dedicada al diseño gráfico.

Los miembros de NSK renuncian a la autoría individual y reniegan de la figura del artista como estrella del mercado. Consecuentemente, practican la apropiación de técnicas, estilos e incluso de obras y símbolos históricos para cuestionar la idea de originalidad y desenmascarar al engreído genio romántico.

Este mecanismo apropiacionista, el retroprincipio, produce obras tan provocadoras como el vídeo musical Geburt einer Nation (El nacimiento de una nación). Aquí la banda de música industrial Laibach traduce al alemán y versiona la canción One Vision de Queen donde se habla de un hombre, una visión, un corazón, una solución… Esta especie de himno de estadio, heavy y pegadizo, se transforma en la versión de Laibach, mediante el uso de tambores y viento, la estética nazi y la lengua alemana, en una “pesadilla inaudita”, según un periodista de Nedelijski dnevnick.


Del mismo modo, el pluriestilismo de IRWIN permite abordar con mucha ligereza las relaciones entre arte e ideología y, por ejemplo, representar símbolos graves como la cruz con piezas de Lego.

05-NSK
Esa estética postpunk, entre frívola y provocadora, estuvo a punto de llevar a NSK a la cárcel cuando Nuevo Colectivismo diseñó un famoso cartel para conmemorar el cumpleaños de Tito apropiándose de una imagen del artista nazi alemán Richard Klein. Actitud que recuerda a la de una serie de grupos españoles que trabajaron en Madrid en los 90 y que realizaron piezas como I love analfabetismo de Estrujenbank; Hacienda somos tontos, Preiswert; Viva el paro, Libres Para Siempre o El terror es ahora mi forma de ser, Empresa.

En el caso de NSK, esta incómoda identificación con símbolos y actitudes fascistas o belicistas pone de manifiesto vínculos sociales que están ocultos y que es necesario empezar a desactivar mostrando su vampírico poder de seducción en carne propia. La pregunta es terrible ¿nos atrevemos a mirar de frente a nuestro lado oscuro? ¿Y a reconocer, como hace NSK, el disfrute que éste “lado” proporciona?.

Anuncios